GÉNESIS DEL INFLUENCER – CONGRESO2018 #INFLUENCIAMJ

GÉNESIS DEL INFLUENCER

 

Resumen: En la actualidad, la sociedad carece de una guía clara, se han diversificado tanto las opiniones, que entre la multitud, no se logra descubrir la verdad. La juventud está envuelta en dicha encrucijada, por ende, el contar con un líder de opinión, que exprese su valoración respecto a algo o a alguien, sirve de modelo y ejemplo para los mismos. Es por ello que es sumamente relevante el abordar la temática del influencer. Un influencer es “una persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto, y por su presencia e influencia principalmente en redes sociales o en la vida activa de una sociedad,  puede llegar a convertirse en un prescriptor interesante para una marca o mensaje”.

 

Prescriptor: es aquella persona o personalidad que tiene la habilidad de influir en un determinado público cuando comparte su opinión o valoración sobre algún producto, servicio o marca.

 

Objetivos del tema:

  • Conocer respecto a la relevancia que un influencer posee en la actualidad
  • Establecer las razones por las cuales es importante la aplicación de la influencia.
  • Identificar en qué aspectos un influencer se vuelve indispensable para construir “sueños”

 

Tal como se estableció en un inicio, un influencer, es una persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto, es decir, conoce a detalle sobre cosas que para otro, aún existen dudas. Emitiendo opinión, comentarios o incluso vuelca sus esfuerzos para lograr  que la opinión de otros contrarios a la suya, terminen abrazándola. Se dice que las personas llegan a darle importancia a algo o alguien derivado principalmente de lo que consideran “valioso” es decir que algo “vale” para ellos. Partiendo de dicha afirmación, el influencer principalmente guía la percepción de alguien, a que “valore” eso para lo cual influye.

El carecer de una guía clara, muestra la necesidad desesperada de la sociedad de enfocar sus esfuerzos hacia algo o alguien. Cuando en la realidad, en Juan 14:6 se establece con claridad “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” es justamente allí donde el enfoque del influencer con el Espíritu Santo en sí, debe dirigir.

El influencer básicamente es un guía, un ejemplo, una persona que influye de forma acertada a otra, ya sea en forma positiva o negativa. Tal es el caso de Jesús que indica en Mateo 11:29 “Pónganse mi yugo. Déjenme enseñarles, porque yo soy humilde y tierno de corazón, y encontrarán descanso para el alma” es decir, Jesús indica que sus almas encontrarían un descanso, mismo que es un anhelo de toda la sociedad. De igual forma el apóstol Pablo se refiere a sí mismo como un ejemplo claro de influencia a otros “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo” (1a. Corintios 11:1) y por último, el antiguo testamento también brinda una persona, Gedeón, que logró influenciar y despertar a un pueblo que se encontraba desolado “Y les dijo: Miradme, y haced lo mismo que yo. Y he aquí, cuando yo llegue a las afueras del campamento, como yo haga, así haréis vosotros.” (Jueces 7:17).

 

Pero…¿POR QUÉ SON IMPORTANTES LOS INFLUENCERS?

Es muy sencillo como preguntarse: ¿qué comprarías antes, un Shampoo que has visto anunciado en la televisión o un shampoo que te ha recomendado tu peluquero de toda la vida?

La credibilidad de la segunda opción es mucho mayor que la primera. Sabes que tu peluquero entiende de cuidado capilar, que ha probado el producto, que le ha gustado y confías en él lo suficiente como para saber que no te recomendaría algo que fuera nocivo para ti. Esto es una de las claves para conectar con una audiencia, tener legitimidad al hablar de un producto o servicio, en nuestro caso, al hablar de Cristo.

 

Una referencia positiva hacia “eso, el o ella” de una persona aparentemente desinteresada, puede suponer esa motivación definitiva que al  oyente le hace falta para convencerse a cabalidad.

 

Un ejemplo claro es del mismo Jesús de nuevo a través de la parábola del buen samaritano en la cual establece: “Respondiendo Jesús, dijo: Cierto hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores, los cuales después de despojarlo y de darle golpes, se fueron, dejándolo medio muerto. Por casualidad cierto sacerdote bajaba por aquel camino, y cuando lo vio, pasó por el otro lado del camino.  Del mismo modo, también un levita, cuando llegó al lugar y lo vio, pasó por el otro lado del camino. Pero cierto samaritano, que iba de viaje, llegó adonde él estaba; y cuando lo vio, tuvo compasión, y acercándose, le vendó sus heridas, derramando aceite y vino sobre ellas; y poniéndolo sobre su propia cabalgadura, lo llevó a un mesón y lo cuidó.  Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al mesonero, y dijo: Cuídalo, y todo lo demás que gastes, cuando yo regrese te lo pagaré. ¿Cuál de estos tres piensas tú que demostró ser prójimo del que cayó en manos de los salteadores? Y él dijo: El que tuvo misericordia de él. Y Jesús le dijo: Ve y haz tú lo mismo.  (Lucas 10:30-36).

Haciéndose énfasis en el versículo final (36) “Ve y haz tu lo mismo” indica que grado de influencia puede llegar a tener el que alguien te muestre un camino u oportunidad de servicio y mejorar tu paso por la vida.

 

UN INFLUENCER COMO CONSTRUCTOR DE SUEÑOS

Derivado del hecho de que sus palabras y acciones tienen un impacto significativo en la vida de las personas; un influencer puede avivar los sueños de la persona  en la cual influye. Es por ello, que el influencer debe tener claro que sus palabras deben fortalecer la fe del creyente, no hacer que ésta se diluya.

Cambiar nuestros hábitos es muy importante, sin embargo, así de importante es ayudar a las personas que nos rodean a cambiar los suyos, es decir, ayudarles en su proceso de construcción de sueños propios. El apóstol Pablo le indica a Timoteo “Por lo cual te recuerdo que avives el fuego del don de Dios que hay en ti…” (2a. Timoteo 1:6) es decir que reforzara eso que Dios ya había colocado en él. Su propio llamado, su propia vocación; no que construyera los sueños de alguien más, sino el llamado propio recibido de parte de Dios.

Me pregunto qué habrá sido de esa vida de soñador que llevó José. Sus sueños lo sacaron del desierto, de la esclavitud, de la cárcel, de una vida aparentemente fracasada por el desamor de sus hermanos, pero depender de Dios le ayudó a  cumplir un sueño justamente del Creador de la vida. Y lo llevó al extremo más alto del mundo de aquellos días: Egipto. Para el joven José no se trató de soñar y nada más, sino de soñar, confiar y aventurarse en medio de la incertidumbre.

José soñaba lo que el Señor le quería mostrar. Él podía ver en imágenes lo que más tarde en su vida le aconteció. Tal vez, al comienzo, no tenía tanta claridad de ello. Pero a medida que su vida se sintonizó con la del Padre Celestial, fue entendiendo más y más su propósito de vida.

Posiblemente José era un hombre común, con un padre terrenal amoroso y que lo amaba tanto que hasta lo habría mimado demasiado. Era su protegido. El hijo de la mujer que había amado desde el mismísimo momento de verla en la casa de Labán, quien fuera su suegro años más tarde.

 

Al reflexionar en el potencial que tenemos como hombres y mujeres, creación divina, de extendernos más allá de nuestros límites aparentes y recuperar la habilidad de hacer grandes y mayores cosas de las que Jesús hizo en esta tierra  tal como se establece en Juan 14:12 “De verdad os aseguro: el que cree en mí, hará las obras que yo hago, y aun mayores las hará, porque yo voy al Padre”. No está de más decir que todos tenemos una oportunidad de nacer de nuevo, es decir: un nuevo aliento, un nuevo cargo, una nueva vida, es un “borrón y cuenta nueva”, un empezar de nuevo y olvidar lo que pasó. Para nosotros, debe ser un desafío diario de olvidar lo que queda atrás y esforzarme por alcanzar lo que está delante. Seguir avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús. “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios. Pero en aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa. Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros”. (Filipenses 3:13-17)

 

Motiva, inspira y guía a otros

Recuerda que: las bendiciones de mi hermano son mi alegría, gózate juntamente con las bendiciones de tu hermano porque un solo cuerpo,  un solo pueblo nos hizo el Señor, tu hermano en Cristo se constituye la nueva familia que Dios nos dio y debo fomentar a su crecimiento.

 

“Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran”

Romanos 12:15

Conclusión: Un influencer tiene un gran poder en sus manos, el de guiar, enseñar, motivar, incluso tiene la capacidad de generar opiniones y reacciones en otros. Los líderes son grandes constructores de sueños, que incluso, pueden convertirse en realidades en la medida de poner en práctica los principios señalados en la palabra de Dios. Un líder, puede ayudar a otro ser humano en su lucha diaria, contra todos aquellos peros que pueden vagar en su mente, a través de validar con palabras, acciones y demostraciones de afecto hacia ellos los suyos.

 

 

Weybin Pineda

Coordinador de Líderes de jóvenes

Iglesia de Dios de la Profecía Universal

Morales, Izabal

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *